Historia de la Masonería en Honduras

 

honduras

 

La Masonería hondureña nació con la fundación de la Logia Morazán No. 14 en el Oriente de Tegucigalpa en el año 1898. Aunque los HH.·. F. T. B. Clavel y John, Trutch, dicen en su obra Manual del Francmasón, segunda edición editada en Barcelona, España, que la masonería fue introducida en Honduras en 1819, pero no hay comprobación de esa referencia para poder aceptarla como una verdad histórica; máxime si se considera que el ambiente y el estado social y cultural de Honduras en 1819, tiempo de intolerancia de la colonia española, no pudieron ser favorables en modo alguno para la masonería, sino por el contrario, hostiles en todo sentido. Por lo que la tradición, nos da como masón a nuestro gran General Francisco Morazán.
En 1897 hubo un cambio de ideas en la ciudad de Tegucigalpa, sosteniendo pláticas, entre los masones Jose Leonard, Terencio Sierra, Alfredo Quiñonez, Manuel Ugarte, Ignacio Fiallos, Jerónimo Zelaya y Miguel Montes de Oca, todos iniciados en logias de otros países, sobre la conveniencia de fundar una logia en esta ciudad capital de la República de Honduras.

El 22 de febrero de 1898 se reunieron en junta preparatoria varios Maestros Masones, en la ciudad de Tegucigalpa y manifestaron su propósito de fundar en este valle una Logia Simbólica bajo los auspicios del Supremo Consejo Centro Americano; y de conformidad con el inciso I del artículo 24 de los Estatutos Generales de dicho Supremo Consejo, el Ill.·. y Pod.·. HH.·. José Leonard, Gr.·. 33, declaró a la reunión en junta preparatoria, la que eligió sus Dignatarios y Oficiales, acordaron dar a la Logia que se proponían fundar. el nombre de Logia Morazán y dirigir la solicitud de Carta Dispensa.

Continuó sus trabajos hasta su instalación solemne en el mismo año de 1898 correspondiendole el numero 14 y siendo sus miembros fundadores los hermanos: José Leonard, Terencio Sierra, José León Castillo, Miguel A.Ugarte, Sotero Barahona, Alfredo Quiñonez, José Sampera Vila,  Manuel Ugarte, E. Martinez Lopez, Miguel Montes de Oca, Eduardo Guillen y Timoteo Miralda.

EI Ill.·. y Pod.·. HH.·. Dr. José Leonard fue Venerable Maestro de la Logia Morazán N° 14 durante los primeros tres años sucediéndole en el cargo el Ill.·.  y Pod.·. HH.·. General Terencio Sierra, quien a la vez era el Presidente de la República de Honduras.

La mencionada Logia que, como se ha visto, comenzó con doce miembros, tuvo notable desarrollo, de tal modo que después de tres años de trabajo, sus miembros activos se aumentaron al numero de 52. Dicha Logia estuvo activa hasta el 6 de Julio de 1906.

En 1899 se iniciaron los trabajos en instancia en San Pedro Sula habiendo recibido la Carta Patente definitiva, la famosa Logia “Eureka” N° 19 el 20 de Marzo de 1900 dependiendo directamente del Supremo Consejo Centro Americano y seguidamente se organizó en la Ceiba la Resp.·. Logia “Atlante” N° 23, también dependiente directamente del Supremo Consejo Centroamericano.

Estas Logias trabajaron parejo y bien hasta el año 1903, por entonces los disturbios que culminaron en la Revolución de ese mismo año, trastornaron a fondo todas las Instituciones del país y poco a poco las Logias Hondureñas fueron cayendo, la Logia Morazán de Tegucigalpa se sostuvo hasta mediados de 1906 hasta que la guerra de 1907 le dió el golpe final.

En el año 1911 siendo Presidente de la República el Dr. Francisco Bertrand y en unión de otros hermanos que figuraban en el gobierno, iniciaron la conveniencia de fundar una Logia, y así, el 28 de Abril de 1911, se celebró una junta preparatoria en casa del hermano Maximiliano Sagastume, Gr.·.18, a la que asistieron los siguientes hermanos: Silverio Lafnez, Gr.·. 18; Mónico Zelaya, Gr.·. 3;  Miguel Oquelí Bustillo, Gr.·. 3; Timoteo Miralda, Gr.·. 3; Urbano Ugarte, Gr.·. 3; Julian Baires, Gr.·.  3; Miguel R. Durón, Gr.·. 2; Federico C, Canales, Gr.·. 2; Ramón Landa, Gr.·. (2); Purificación Estrada, Gr.·. 2; J. Agapito Fiallos, Gr.·. 1; y Feliciano J. Castro, Gr.·. 1. Todos ellos resolvieron fundar una Logia que reemplazara a la extinta Logia Morazán N° 14 y dar a la nueva Logia el nombre de “Igualdad”  y que para ese fin se dirigiera al Supremo Consejo Centro Americano la correspondiente solicitud de Carta de Dispensa, la cual se obtuvo y fue conocida en la Ten.·. del 21 de julio de 1911 siguiendo sus trabajos bajo dispensa hasta que le fue concedida la Carta Patente, haciendo su instalación solemne el 15 de Septiembre de 1911 y correspondiéndole el número 1 siendo sus miembros fundadores los hermanos antes mencionados.

Con motivo del primer centenario la Independencia de Centro América se reunió en la Ciudad de Guatemala el Congreso de las Logias Simbólicas de Centro América y se adoptó la conclusión de que la Masonería Simbólica de Centro América debería estar administrada por cinco Grandes Logias, una en cada Estado.  Considerando que solo en Honduras no existía una Gran Logia y en vista de informes favorables, el Supremo Consejo Centroamericano el decreto emitido por el Ill.·.y Pod.·. H. F. E. Asturias, Soberano Gran Comendador, el 10 de junio de 1922 autorizó a las tres Logias regulares que entonces trabajaban en Honduras para que organizaran e instalaran la Gran Logia Simbólica de Honduras la cual se instaló solemnemente el 9 de julio de 1922 y ha sido reconocida por muchas potencias masónicas de América y de Europa.

Con la fundación de la Gran Logia de Honduras, la Logia Igualdad N°1 de Tegucigalpa al igual que Logia Eureka N° 2 de San Pedro Sula y la Logia Agustín Disdier N° 3 de La Ceiba dejaron de ser dependencias del Supremo Consejo Centroamericano y pasaron a la jurisdicción de la Gran Logia de Honduras, la que trabaja con regularidad y buen éxito, regida par su Constitución decretada el 15 de Enero de 1923 y por sus Estatutos Generales el 24 de diciembre de 1926 La Masonería de Honduras cuenta con su Templo propio inaugurado en Tegucigalpa en el año 1915.

Siguió la fundación de la Resp.·. Log.·. Libertad N° 4, al oriente de Santa Rosa de Copan siendo los RR.·.HH.·. Federico C. Canales y Ernesto Fiallos los factores decisivos en su organización. Los masones copanecos son hoy poseedores de su propio Templo.

Después un grupo de hermanos de la Logia Eureka N° 2 asociados de otros elementos masónicos, fundaron la Resp.·. Log.·. “Estrella del Norte” N° 5 de Puerto Cortés. Esta Logia ha prosperado notablemente y son dueños su propio Templo situado en la parte mas bella de la extensión nueva de aquel pintoresco Puerto.

Hermanos del Or.·. de Tegucigalpa fundaron la Log.·. N°6 de la Masonería Hondureña  que ostenta el nombre de “Terencio Sierra”, figura legendaria de la historia patria y masón fervoroso que en diversas ocasiones demostró su gran fé masónica. Actualmente esta Logia labora con brillantez siendo muy cauta en la selección de sus Obreros en su taller y templo ubicado en la colonia Alameda, del valle de Tegucigalpa.

Al entusiasmo de los RR.·.HH.·. Gustavo A. Castaneda y Luis Blanco se debe en mucho la organización y fundación de la Resp.·.Log.·. “Fraternidad” N° 7 de Tela, a cual a pesar de los pocos hermanos con que cuenta, ha trabajado notablemente y es también dueña de su propio Templo en la parte Central de esa ciudad.

Por ultimo, un entusiasta grupo de hermanos fundó la Resp.·. Log.·., “Firmeza” N° 8 de Danlí. Este joven Taller se caracteriza por la serenidad y seriedad de sus labores, por su sinceridad y por el celo que muestran en todas ocasiones. Alma de aquel Taller son los HH.·. Sevilla y Gamero.

El movimiento masónico Hondureño se inició a fines del siglo pasado bajo la administración del recordado General Terencio Sierra. Siguió la trayectoria de inercia del país que sufrió una serie de sacudidas tremendas que se extendieron desde 1903 hasta 1911; y en esa época, en la administración del sereno y parejo RR.·. Dr. Francisco Bertrand surgió esplendorosa a nueva vida.