post image

20

marzo

Además de girar alrededor de su eje, la Tierra se desplaza en el espacio con un movimiento de translación alrededor del Sol cuando describe una elipse, de acuerdo con las leyes de Kepler.
A un observador situado en la Tierra le parecería como si estuviera fija y el Sol se moviese alrededor de ella, siguiendo un camino que elíptico.
En su marcha alrededor del Sol, la Tierra describiendo una elipse quedará más próxima o más alejada del astro de luz. El punto más próximo está a 147 millones de kilómetros, en el perihelio; y el más alejado se halla a 152 millones de Kilómetros, en el afelio.
Si la Tierra, en su movimiento de translación girase sobre un eje vertical, con relación al plano de su órbita, sus diferentes regiones recibirían la iluminación siempre sobre el mismo ángulo y la temperatura sería siempre constante en cada una de ellos.
Mas, como el eje está inclinado, con relación a su órbita, esa inclinación hace que los rayos solares incidan sobre la Tierra siguiendo un ángulo diferente variando cada  que pasa. Y así se van sucediendo las estaciones de , Otoño,  y Primavera.

Como los planos del ecuador terrestre y de la eclíptica no coinciden, teniendo una inclinación, uno con respecto al otro de 23 grados y 27 minutos, ellos se cortan a lo largo de una línea, que toca la eclíptica en dos puntos: son los equinoccios. El Sol, en su órbita aparente, cruza estos puntos, al pasar de un hemisferio celeste para el otro; el pasaje de Sur a Norte, marca el inicio de Primavera en el hemisferio Norte y de Otoño en el hemisferio Sur; el pasaje del Norte para el Sur, marca el inicio del Otoño en el Hemisfério Norte y de la Primavera en el Hemisfério Sur. Esos son los equinoccios de Primavera y de Otoño.

Por otro lado, en los momentos en que el Sol tiene su mayor distancia angular del ecuador terrestre, o sea, cuando se da el máximo valor de su declinación, ocurren los solsticios. Los dos solsticios ocurren el 21 de Junio y el 21 de Diciembre; la primera fecha marca un pasaje del Sol por el primer punto del Trópico de Cáncer, mientras que la segunda es el pasaje del Sol por el primer punto del Trópico de Capricornio. En el primer caso, el Sol está en afelio y es solsticio de Verano en el Hemisferio Norte y de Invierno en el Hemisferio Sur; en el segundo, el Sol está en perihelio y es solsticio de Invierno en el Hemisferio Norte y de Verano en el Hemisferio Sur. Por tanto, el solsticio de Verano en el Hemisferio Norte y de Invierno en el Hemisferio Sur, ocurre cuando el Sol está en su posición mas boreal (Norte), mientras que el solsticio de Verano en el Hemisferio Sur y el de Invierno en el Hemisferio Norte, ocurre cuando el Sol está en su posición mas austral (Sur).

Ahora es necesario hacer alusión a la Biografía de LOS TRES JUANES, de cuyas festividades tenemos las fiestas de celebración de San Juan Bautista (Verano) el 24 de Junio y San Juan Evangelista (invierno) 27 de Diciembre coinciden casi con las fechas de los solsticios y de San Juan de Jerusalén es venerado como santo y su festividad litúrgica es el 23 de enero en occidente y el 11 de noviembre en oriente.

San Juan Bautista, simplemente el Bautista es considerado el precursor de Jesucristo, hijo del sacerdote Zacarías y de su esposa Isabel, fue un predicador considerado como profeta por tres religiones.

San Juan Evangelista, fue un escritor místico del cristianismo primitivo al que la tradición considera autor del Evangelio según San Juan y, quizás, de otros escritos afines denominados jónicos como el Apocalipsis y de tres cartas, 1 Juan, 2 Juan y 3 Juan, aunque hay dudas acerca de la autoría de las dos últimas.

San Juan de Jerusalén Hemos hablado de los dos San Juanes, uno de los cuales es considerado patrón de la Masonería. Sin embargo, existen opiniones contrarias como la del Historiador E.F.Bazot, que dice “que se debería pensar en que el verdadero patrono de las logias es San Juan el Limosnero, la Iglesia lo canonizó con el nombre de San Juan de Jerusalén y los TEMPLARIOS de aquella época cuyos templos fueron destruidos, lo eligieron de común acuerdo como su protector”.

Por último pasamos al significado esotérico, ya basándonos por las fechas para concluir en los solsticios porque representan el eterno contraste de la luz y la oscuridad, de la vida y la muerte y el eterno renacer de la creación, donde nada puede ser destruido, solo transformado en los tres estados naturales, sólido, líquido y gaseoso. Renovándose constantemente sus ciclos biológicos.

Tenemos tan buenas alegorías simbólica que día a día lo tenemos que practicar, ya que nos ayuda a razonar lo que hacemos para con esto saber distinguir la dualidad, pero solo con el trabajo lo entenderemos y llegar a la verdad. Sabed que en el Invierno estas muriendo, es decir, se te esta dando la oportunidad te renueves o mejores lo que has hecho, y resurjas como el ave fénix de entre las cenizas y totalmente renovado Después de ese Renacer.